Energía son ellxs y somos nosotrxs.

Sin importar las diferencias obvias que hay entre y humanxs, las dos especies somos y nos regimos por la energía, que es la base de un Todo y de cualquier relación, haciéndonos esto, completamente similares, energéticamente hablando.

El resultado que obtengamos en cualquier caso o circunstancia, dependerá del manejo (consciente y objetivo) que hagamos de dicha energía; haciendo a un lado la absurdez de vernos como seres superiores y así trabajar, de manera justa, la conexión entre ambas especies, permitiendo que se dé una estabilidad que beneficie a ambxs.

Bajo conocimientos adquiridos en el día a día, en la relación con ellxs, habremos de obtener la experiencia necesaria para no errar y sí lograr un entendimiento (comunicación) que nos lleve a resolver cualquier conducta no sana para, finalmente, establecer una relación con acuerdos y límites que permitan lograr una relación ideal según el perfil estable de cada perrx y de cada humanx.

La energía que está presente en todo momento debe manejarse, desde un principio, hacia nosotrxs mismxs de manera positiva y en paz, para después aplicarla en combinación con la de ellxs. El secreto está en la respiración, la cual, frecuentemente, se ve afectada por nuestra lógica y emociones consecuentes. Esto cambia nuestro cuerpo de manera interna y se muestra en nuestros actos.

Al llegar con ellxs iniciaremos la actividad dándonos unos segundos para borrar la información recibida durante el día, y que nos afecta; haciendo respiraciones profundas (por la nariz), colocando en cada inhalación, nuestras emociones, manteniendo la respiración unos segundos, para después, de una manera profunda y liberadora, desecharlas a través de la
exhalación (por la boca). Propongámonos cinco repeticiones de esta dinámica y dos más inhalando y exhalando, sólo por la nariz, pero de manera más lenta y en paz. De esta forma habremos liberado nuestro estrés y conflictos, por unos segundos, para poder apropiarnos, por completo, del momento (presente) y fluir con un actitud más justa y beneficiosa para nosotrxs y el trabajo perrx-humanx. Siempre será mejor trabajar con una actitud positiva y optimista para solucionar los problemas ya existentes y, por ende, afrontar con mejor disposición lo que se avecine.

Respiración, conciencia y energía son la clave para una mejor experiencia cada día.

Sin comentarios

Deja un comentario