Consecuencias del consumo de lácteos frente a la publicidad engañosa de Alpura

 

Este artículo forma parte de los productos de investigación y comunicación de la campaña Alpura: La pasión por el engaño, llevada a cabo por Brigada Animal México, Casa Animal Morelia y la Red Veganas Antiespecistas. Al día de hoy lleva recolectadas más de 17,413 firmas en Change.org. y encuentra más información en: https://www.change.org/AlpuraLaPasionPorElEngaño 

 

Alpura es una de las empresas de la industria láctea que más venden en México y que actualmente tiene una fuerte campaña de mercadotecnia basada en narrativas especistas y engañosas para la población. Alpura, dirigida actualmente por François Bouyra, junto a la empresa de mercadotecnia Rock The Agency (con Pablo Batlle como director ejecutivo) han creado una campaña para que la marca se vuelva “más atrevida”, en palabras del director de Alpura. 

 

La campaña publicitaria consiste en nombrar y caricaturizar vacas como “” que llevan vidas glamurosas y felices, con el objetivo de esconder la esclavitud y sexual de las más de 113 mil vacas que son explotadas en sus 142 ranchos. Además, el lenguaje usado en la campaña tiene la intención de idealizar sus productos para infundir un sentimiento de felicidad y a quienes los consuman, a pesar de que, en realidad, estos productos ocasionan graves daños a la salud de cualquier consumidor, particularmente a mujeres, niñas y niños. 

 

Ejemplo de la publicidad engañosa de Alpura:

 

Condiciones reales de las vacas:

 

El supuesto buen trato a las vacas no es el único engaño que la empresa ha difundido, pues su publicidad también maneja un discurso que sostiene la supuesta salud que la de las vacas proporciona a las familias mexicanas. Alude a que es fuente de proteína y de calcio cuando hay estudios que demuestran que, de hecho, la leche de vaca descalcifica debido a su baja tasa de absorción de calcio, que sólo llega al 30%; de manera que, a mayor consumo de leche de vaca, hay menor densidad ósea y mayor incidencia de fractura de cadera en mujeres (Michaëlson et al., 2014). Asimismo, el consumo de leche no tiene un efecto real en la prevención de fracturas, por el contrario, las tasas de fractura de cadera son más altas en los países con el mayor consumo de lácteos. Por ejemplo, las mujeres que beben más de 3 vasos de leche por día (los recomendados por el Departamento de Agricultura de EE. UU.) aumentaron su riesgo de fractura de cadera hasta en un 60% (Trajanoska et al., 2018).

 

Por supuesto, también es indispensable mencionar la comprobada correlación del consumo de lácteos y productos de origen animal en como el cáncer, enfermedades renales crónicas (Kazemi et al., 2021) y sus consecuencias, como la dificultad para digerir los alimentos. Incluso, promocionan productos para los problemas de intolerancia a la lactosa, problemas que el 70% de la población mexicana presenta, y que es propiciada por el mismo consumo de la leche de las vacas (Martínez Vázquez et al., 2020; Rosado, J. 2016), pues basta con recordar que esa leche es, en realidad, para sus becerros y no para consumo humano.

 

Alpura sostiene en su publicidad que la leche aporta probióticos y demás nutrientes, esto lo podemos notar con sus eslóganes como “Pasión por cuidarte”, en el que Alpura está siguiendo el discurso de organizaciones, como la Asociación Nacional de Ganaderos y el Instituto Americano de la Carne, que enfatizan la idea de que consumir lácteos es parte de una dieta “amigable”, con el fin de hacer creer que los productos de la explotación de animales son la ruta para una verdadera salud y un signo de prosperidad. Mientras tanto, las abundantes evidencias científicas abogan por lo contrario, pues la salud de quien consume dichos productos también se ve afectada por la resistencia a los antibióticos, contagiada a través de la leche (FDA, 2017; WHO, 2014). 

 

No es desconocido el hecho de que algunas empresas con ética dudosa utilicen la mercadotecnia para vender sus productos a toda costa. Un gran ejemplo de esto fue la publicidad usada por la industria tabacalera en los años cincuenta, que realizó fuertes campañas en donde hasta los médicos de la época participaron para promocionar e, incluso, recomendar el uso de los cigarros de tabaco como algo que no tenía ningún perjuicio para la salud. Es exactamente lo mismo que ahora la industria láctea, entre muchas otras, está haciendo: utilizar discursos nutricionales para vender sus productos. Podemos verlo en los anuncios de la actual campaña de Alpura, en la que alude a valores familiares y nutricionales para sus fines económicos, a pesar de que sus argumentos sean falsos.

 

Ejemplos de publicidad falsa de la industria tabacalera y láctea:

 

La leche de otros animales está relacionada con el cáncer, ya que estimulan el crecimiento celular no regulado y aumentan el riesgo de cánceres dependientes de hormonas. Así, en una investigación sobre la relación entre los lácteos y el cáncer realizada por el equipo médico de NutritionFacts.org se encontró que “el calcio que proviene de fuentes lácteas sí se asocia con un mayor riesgo de cáncer de próstata, ya que a mayor consumo de lácteos, mayor riesgo” (Greger, 2023). Lo cual contradice totalmente las declaraciones de Alpura sobre los valores nutricionales y las cantidades de proteína y calcio en sus productos. Asimismo, en una correlación de 28 estudios realizados en 28 mil personas se sugiere que “la proteína animal estimula la hormona de crecimiento llamada IGF-1, la cual promueve el cáncer de próstata” (Greger, 2023). De acuerdo con la propia publicidad de la empresa, ambos elementos se encuentran en abundancia en sus productos lácteos. Según un estudio publicado en el Journal of Nutrition (citado por Physicians Committee for Responsible Medicine, 2013), aquéllos que consumían más de 2.5 porciones de productos lácteos por día tenían un riesgo 12% mayor de este tipo de cáncer. Tanto la leche descremada como la leche entera aumentan el riesgo.

 

En cuanto a las mujeres, los productos lácteos aumentan el riesgo de cáncer de ovario y de mama. En un estudio realizado en el año 2020 por la Loma Linda University en California se demostró la fuerte correlación entre la leche de vaca y el cáncer de mama. La investigación utilizó cuestionarios sobre la para seguir, durante ocho años, a casi 53 mil mujeres de Estados Unidos y los resultados les arrojaron que “la ingesta más alta de leche de vaca estuvo asociada con un mayor riesgo de cáncer de mama —hasta un 70 a 80% más alto para las que tomaban dos o tres tazas por día” (Gwinn, 2020). El aumento del riesgo, aunque menor, también fue observable para las que tomaban un cuarto a un tercio de taza por día. Asimismo, no se detectaron diferencias de riesgo entre aquéllas que tomaban leche entera y las que tomaban leche semidescremada.

 

Por su parte, entre las mujeres afrodescendientes, según un estudio publicado en el British Journal of Cancer en septiembre de 2016, las que consumieron más leche entera y lactosa aumentaron su riesgo de cáncer de ovario, en comparación con las que consumieron menos. Las mujeres que consumieron leche de vaca diariamente aumentaron su riesgo de cáncer de mama en comparación con las que no la bebieron (Fraser et al., 2020). 

 

A pesar de ello, en 2016 la empresa lanzó su línea “Alpura Mujer”, la cual dice haber sido diseñada por un departamento de investigación e innovación para ofrecer un producto integral para todas las mujeres sin importar la etapa de la vida en la que se encuentren. Los “beneficios” nutrimentales que el producto, dirigido a este sector, alega contener son: calcio, hierro, antioxidantes, proteínas, fibra, minerales, ácido fólico, entre otros. Haciendo caso omiso de los estudios que demuestran que la leche de vaca es cancerígena para las mujeres.

 

 

El consumo de lácteos no afecta solamente en la edad adulta, así una investigación que abarcó a 78,529 niñas, niños, adolescentes y jóvenes encontró que el consumo de cualquier producto lácteo de origen animal estaba asociado con un mayor riesgo de acné, debido a que las hormonas y el IGF-1 (hormona anabólica) que se encuentran en los productos lácteos contribuyen a los problemas de acné, siendo el eccema el resultado de una reacción alérgica a los productos lácteos (Juhl et al., 2018).

 

Otra de las principales estrategias del marketing engañoso de Alpura se observa en la publicidad que la marca ha diseñado para bebidas “infantiles”, utilizando colores, mascotas y manipulación con productos como “Leche Alpura Sirena”, “Leche Alpura Vaquitas”, “Yogurt Alpura piña-coco”. Incluso algunos no han sido recomendados por instancias como El poder del consumidor que, en sus radiografías nutricionales llevadas a cabo por especialistas en la materia, ha denunciado el excesivo contenido de azúcares y calorías. Si bien en la alimentación de la población mexicana éstos son contenidos que no se deben recomendar a nivel nutricional, es importante señalar que la publicidad de Alpura no sólo no lo menciona, sino que enfatiza fuertemente los variados beneficios del consumo frecuente de sus productos, a pesar de que instancias y equipos médicos y de nutrición digan lo contrario. 

 

 

La investigación del British Medical Journal (Mahdi et al., 2015) indica que el azúcar de la leche D-galactosa promueve el estrés oxidativo y la inflamación, los cuales están relacionados con la disminución de la masa muscular y ósea. Asimismo, el alto consumo de leche se asoció con una mayor mortalidad en mujeres y hombres. 

 

La leche de vaca contiene grasas trans y grasas saturadas, las cuales están relacionadas con enfermedades cardíacas. También provoca que nuestros cuerpos produzcan cantidades excesivas de insulina, lo que conduce a un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 (Zhangling et al., 2020).

 

Por lo tanto, eliminar el consumo de lácteos puede ser beneficioso para la salud: las personas que padecen asma pueden reducir significativamente o eliminar sus síntomas al renunciar a los productos lácteos y otros alimentos de origen animal. En un estudio se mostró que el 92% de los participantes vieron mejoras drásticas después de dejar los lácteos durante un año (Lindahl et al., 1985).

 

No sólo la leche de vaca como tal puede ser dañina para el organismo humano (lo que hemos demostrado previamente), sino que también es frecuente que la leche de vaca contenga medicamentos veterinarios, residuos de plaguicidas, patógenos y metales pesados (Nag et al., 2014). Además, debido a la mastitis (infección de la ubre endémica en las vacas utilizadas por la industria láctea), los glóbulos blancos del sistema inmunológico de las vacas terminan en la leche materna para consumo humano. 

 

Ante esta realidad de engaño y explotación de la empresa Alpura, Brigada Animal México, la Red Veganas Antiespecistas y Casa Animal Morelia colaboran en una campaña de presión corporativa y gubernamental, que busca promover una petición de firmas en la plataforma Change.org para denunciar a las empresas Alpura y Rock The Agency frente a las autoridades para que retiren su publicidad y reciban multas por publicidad engañosa. 

 

La regulación en materia legal de la publicidad engañosa en México debe ser llevada por parte de PROFECO, que en su Ley Federal de Protección al Consumidor dedica el Capítulo III a establecer las directrices que deberán seguir las empresas para no incurrir en el engaño al público a través de sus anuncios publicitarios, donde en el artículo 32 enumera expresamente lo siguiente: “La información o publicidad relativa a bienes, productos o servicios que se difundan por cualquier medio o forma, deberán ser veraces, comprobables, claros y exentos de textos, diálogos, sonidos, imágenes, marcas, denominaciones de origen y otras descripciones que induzcan o puedan inducir a error o confusión por engañosas o abusivas.” 

 

Así pues, exigimos que PROFECO y cualquier autoridad en materia aplique sanciones para Alpura y Rock The Agency. Solicitamos la corrección de la información en futuras campañas publicitarias de la industria láctea, el retiro de sus anuncios publicitarios y la imposición de multas correspondientes; todo especificado en el capítulo XIV de la ley Federal de Protección al Consumidor. 

 

En ese tenor de ideas, encontramos que a la par de la PROFECO, la Ley General de Salud de la Secretaría de Salud en su artículo 17 Bis le confiere a la COFEPRIS, organismo desconcentrado de la Secretaría, la facultad de regular y fomentar el control sanitario de los productos ofertados para consumo humano en el territorio mexicano, así como la vigilancia y control de la publicidad de los mismos.  

 

Por último, dentro de la iniciativa privada se encuentra la CONAR A.C., que a través de su página menciona que son un grupo de “anunciantes, Agencias de Publicidad y/o Comunicación, Asociaciones y medios de Comunicación, con el fin de fungir como conciliador en controversias de índole publicitario, dictando resoluciones basadas en un Código de Ética Publicitario”, de la cual forma parte Alpura, y cuyo Código de autorregulación se encuentra dentro de la misma plataforma y, en donde también se pueden presentar inconformidades por parte del público, a través de su página.

 

¿Qué puedes hacer tú? 

Recuerda que tu acción es importante:

    1. Firma aquí: https://www.change.org/AlpuraLaPasionPorElEngaño 
    2. Envía este artículo a denunciapublicitaria@profeco.gob.mx 
    3. Llena un formulario para la COFEPRIS con la información de este artículo aquí: https://www.gob.mx/cofepris/acciones-y-programas/denuncias-sanitarias 
    4. Presenta tu inconformidad enviando este artículo a: https://conar.org.mx/presenta_inconformidad 
    5. Comparte esta información. 
    6. Di no a toda forma de

 

Referencias:

Food and Drug Administration (2017). Summary Report On Antimicrobials Sold or Distributed for Use in Food-Producing Animals. https://www.fda.gov/media/119332/download


Fraser, G. E., Jaceldo, K. Orlich, M., Mashchak, A., Sirirat, R. y Knutsen, S. (2020). Dairy, soy, and risk of breast cancer: those confounded milks. International Journal of Epidemiology. https://academic.oup.com/ije/article/49/5/1526/5743492?login=false

Greger, M. (2016). El papel de la leucemia bovina en el cáncer de mama. Nutrition Facts https://nutritionfacts.org/es/video/el-papel-de-la-leucemia-bovina-en-el-cancer-de-mama/


Greger, M. (2023). Friday Favorites: Los lácteos y el cáncer. Nutrition Facts.
https://nutritionfacts.org/es/video/friday-favorites-los-lacteos-y-el-cancer/


Gwinn, A. (2020). La relación entre la leche y el cáncer de mama: ¿mito o realidad? AARP. https://www.aarp.org/espanol/salud/enfermedades-y-tratamientos/info-2020/consumo-de-leche-y-cancer-de-mama.html


Juhl, C. R., Bergholdt, H. K. M., Miller, I. M., Jemec, G. B. E., Kanters, J. K y Ellervik, C. (2018). Dairy intake and Acne Vulgaris: A Systematic Review and Meta-Analysis of 78,529 Children, Adolescents, and Young Adults. National Library of Medicine. https://doi.org/10.3390/nu10081049


Kazemi, A., Barati-Boldaji, R., Soltani S. et al. (2021). Intake of Various Food Groups and Risk of Breast Cancer: A Systematic Review and Dose-Response Meta-Analysis of Prospective Studies. Advances in Nutrition(12), 809–849. https://doi.org/10.1093/advances/nmaa147


Lindahl, O., Lindwall, L., Spångberg, A., Stenram, A. y Ockerman, P. A. (1985). Vegan regimen with reduced medication in the treatment of bronchial asthma. https://doi.org/10.3109/02770908509079883


Mahdi, A. A., Brown, R. B. y Razzaque, M. S. (2015). Osteoporosis in Populations with High Calcium Intake: Does Phosphate Toxicity Explain the Paradox? Ind J Clin Biochem 30, 365–367. https://doi.org/10.1007/s12291-015-0524-y


Martínez Vázquez, S. E., Nogueira de Rojas, J. R., Remes Troche, J. M., Coss Adame, E., Rivas Ruiz, R. y Uscanga Domìnguez, L. F. (2020). Importancia de la intolerancia a la lactosa en individuos con síntomas gastrointestinales. Revista de gastroenterología de México. Vol 85 (3). https://doi.org/10.1016/j.rgmx.2020.03.002


Michaëlson, K., Wolk,. A., Langeskiöld, S., Basu, S., Warensjö, E., Melhus, H. y Byberg, L. (2014). Milk intake and risk of mortality and fractures in women and men: cohort studies. https://doi.org/10.1136/bmj.g6015


Nag, S. K. (2014). 6 – Contaminants in milk: routes of contamination, analytical techniques and methods of control. Indian Grassland and Fodder Research Institute. https://doi.org/10.1533/9781845699420.2.146


Nutrición óptima que da alpura mujer. (2016). The Food Tech. https://thefoodtech.com/historico/nutricion-optima-que-da-alpura-mujer/

Physicians Committee for Responsible Medicine. (2013). Dairy products increase risk of prostate cancer. https://www.pcrm.org/news/health-nutrition/dairy-products-increase-risk-prostate-cancer

Physicians Committee for Responsible Medicine. (2016). Dairy products increase risk for ovarian cancer. https://www.pcrm.org/news/health-nutrition/dairy-products-increase-risk-ovarian-cancer

Rosado, J. (2016). Intolerancia a la lactosa. Gaceta Médica de México. (152). 67-73. http://www.anmm.org.mx/bgmm/2016/S1/GMM_152_2016_S1_067-073.pdf

Trajanoska, K., Morris, J., Ling, O., Zheng, H., Evans, D. M., Kiel, D. P., Richards, J. B. y Rivadeneira, F. (2018). Assessment of the genetic and clinical determinants of fracture risk: genome wide association and mendelian randomisation study. https://doi.org/10.1136/bmj.k3225

World Health Organization (2014). Antimicrobial resistance: global report on surveillance. https://www.who.int/publications/i/item/9789241564748

Zhangling, C., Franco, O. H., Lamballais, S., Ikram, M. A., Schoufour, J. D., Muka, T. y Voortman, T. (2020). Associations of specific dietary protein with longitudinal insulin resistance, prediabetes and type 2 diabetes: The Rotterdam Study. https://doi.org/10.1016/j.clnu.2019.01.021

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *